Leopoldo Emperador

Miembro de la Real Academia Canaria de Bellas Artes.

Leopoldo Emperador Altzola. Las Palmas de Gran Canaria 1954. Artista autodidacta. Académico numerario por la sección de escultura de la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel.

En 1974 inicia su carrera profesional (hasta la actualidad de forma continuada y con dedicación exclusiva), incorporándose al movimiento del arte conceptual en España a través de su vínculo con el grupo de artistas canario Contacto-1; integrado por Tony Gallardo y otros artistas canarios, con similares propuestas al Grup de Treball catalán, con quienes mantendría, posteriormente relaciones profesionales con algunos de sus miembros; Francesc Abad, Francesc Torres, Antoni Muntadas, etc., a partir de su exposición, en 1982, en la sala Metronóm de Barcelona.

Así mismo, participaría en diferentes exposiciones colectivas nacionales, como; Libros de artistas (Biblioteca Nacional, 1982, Madrid), Fuera de Formato (Centro Cultural de la Villa de Madrid 1983), Cuadernos de viaje (Fundación Miró, Barcelona 1983), Mail Art (Pontevedra 1983), Una obra para un espacio (Depósito elevado del Canal Isabel II de Madrid 1987), Frontera Sur (Circulo de Bellas Artes Madrid / Sociedad de Bellas Artes, Lisboa, 1987 y Antic Capella de L Hospital de la Santa Creu, Barcelona, 1988), Confluncies (Espais, Gerona, 1989), Mareas (Palau Solleric, Palma de Mallorca 1989), Fondos de la colección de la Comunidad de Madrid (Sala Plaza España, Madrid,1996) junto a artistas como Nacho Criado, Carlos Pazos, Juan Muñoz, Txomin Badiola, Concha Jerez, Eva Lootz, Valcárcel Medina y Juan Hidalgo, entre otros.

En esta época, lo telúrico y lo intangible; la luz, la tierra, la piel, el fuego, la piedra, la fotografía, el cristal, y el video, permanecían presentes en su obra en un constante diálogo de contradicciones, la descontextualización de sus realidades físicas creaban una distorsión de significados; una estrategia de lo insólito para una poética de lo simbólico.

En ese periodo también realizó exposiciones individuales en Barcelona, Pamplona, Bilbao y Terrassa presentando instalaciones y obras realizadas en neón que recibieron elogiosas críticas de Simón Marchán Fiz, José Corredor-Matheos, Fernando Castro Borrego, Gloria Picazo, Guillermo García-Alcalde y el poeta José Carlos Cataño entre otros.

En 1992, el Gobierno de Canarias publica una monografía que recoge su trabajo desde 1976 a 1990 (Leopoldo Emperador. Biblioteca de artistas canarios, Vol 9. ISBN 10: 84-7947-062-3).

En 1990, y tras una profunda reflexión sobre su obra y su vida artística, da un vuelco en su producción y retoma el lenguaje de la escultura en hierro.

Esta nueva andadura, se ha centrado en la escultura mirando sin nostalgia a las vanguardias históricas y al movimiento  indigenista canario.

Para realizar esta obra, acude a los astilleros. Allí, en medio de la tecnología naval, encuentra pedazos de lo que vulgarmente se denomina chatarra y, que para el artista, esos “objetcs trouvés” se convierten en el “vacío de lo útil”, configurándose como elementos paradójicamente primitivos que ensamblados dan forma a posibles esculturas que hacen referencia a las vanguardias históricas y, de paso,  vuelve a establecer la íntima relación entre el “yo” artista y la materia, trocando así la praxis aséptica anterior de su obra por la emoción y los sentidos del taller, por dar forma a la intuición y la necesidad vital de sentir la materia transformándose mediante el hecho volutivo del demiurgo y, recuperar en definitiva, lo que Mircea Eliade definía como “el tiempo sincopado”.

Ha realizado más de 20 exposiciones individuales y más de 60 exposiciones colectivas.

Su obra permanece en colecciones del Centro Atlántico de Arte Moderno (Las Palmas), Centro de Arte 2 de Mayo (Móstoles, Madrid), Colección Metronóm (Barcelona), Benburg Heritage Sculpture Park (Armagh Irlanda del Norte), Colección Selvaag (Oslo, Noruega), Gobierno de Canarias, Banco BBVA, Real Academia Canaria de Bellas Artes, Excmo. Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y colecciones privadas de diferentes ciudades.

Su experiencia docente ha consistido en dirigir los talleres de arte del Departamento Pedagógico del Centro de Arte La Regenta (Las Palmas de 1992 a 1995), Coordinación de los Talleres de Arte Actual (Cabildo de Gran Canaria, 1986) y un seminario en el Artist Lector Programme de la Facultad de Arte y Diseño de Dublín (Irlanda, 1996), donde residió entre 1995 y 1997.

También ha realizado textos críticos sobre escultura pública editados en suplementos culturales de prensa local; “Un paseo de Pêre La Chaize en Las Canteras” (La Provincia, 20 Enero de 2000) y “Atlantic Junction” (La Provincia, 1997)

Ha obtenido el “Primer Premio de Exposiciones” del Gobierno de Canarias (1988) y el “Primer Premio del Concurso Internacional de Escultura Peer Gynt”, Oslo, Noruega (2005), compartiendo su obra el espacio público asignado con obras de Jim Dine y Enzo Cucci.

En 2010, en reconocimiento a su extensa trayectoria, es nombrado académico numerario por la sección de escultura de la Real Academia Canaria de Bellas Artes de San Miguel Arcángel, con un discurso de ingreso titulado “Memoria y emoción” y la laudatio de recibimiento corrió a cargo de Martín Chirino, escultor y académico de honor de la misma academia.