ONDINE

ONDINE. 2012

Símbolo celta de las aguas.

Usos tradicionales del agua. Desarrollo conceptual.

Introducción / Mitos y leyendas.

La mitología es el conjunto de historias relacionadas con una cultura en concreto, historias que intentan explicar ciertos aspectos del mundo. En todas las mitologías, los elementos naturales como el agua, el aire, el fuego y la tierra, desempeñan una función esencial. Las historias giran en torno a estos elementos que quedan representados en los personajes que intervienen. Con frecuencia, al igual que en las historias de la creación, la mitología utiliza el agua como fuente de vida.

Circe Invidiosa. John William Waterhouse. 1892

Tradicionalmente el agua está relacionada con lo femenino así como el fuego con lo masculino. El agua es considerado como un elemento de fertilidad: da la vida, al igual que las mujeres. Es posible que este vínculo se haya visto reforzado por el hecho de que la mujer da la vida desde el «agua», el líquido amniótico del útero. El agua es líquida, variable, curativa, portadora de vida, rasgos todos ellos tradicionalmente asociados con lo femenino. Muchas culturas asocian el agua con la mujer, en tanto que diosas, espíritus de la naturaleza o ninfas. Esto cobra especial relevancia en relación con el agua corriente, como los manantiales o las fuentes de agua, ya que representa la fertilidad y el dar a luz. Esto es especialmente cierto en el caso de las tierras áridas donde el agua es escasa y por esto, aún más preciada.

Sin embargo la mitología hace algo más que relacionar el agua con la mujer. En muchos mitos y leyendas, el agua es una fuente de vida y un lugar de muerte. Estos mitos recurren a la naturaleza sensual del agua para narrar sus historias: en algunos casos, lo sensual se personifica por el espíritu del agua, normalmente denominado ninfa, que adquiere la forma de una joven y bella mujer. Por lo general a las ninfas no se les atribuye ninguna mala intención, más bien usan el agua como lugar de regeneración (en algunos casos milagro- so) y de recreación. Aunque entre las ninfas del agua, las más conocidas son griegas, éstas hacen parte de los mitos de numerosas civilizaciones.

Water Snakes II-Gustav Klimt

No todos los espíritus acuáticos son tan bien intencionados como las ninfas. Las mitologías galesas, irlandesas y nórdicas hablan de desagradables espíritus acuáticos, todos ellos niñas o mujeres jóvenes, que seducían a sus víctimas hasta conducirlas a su morada en el agua donde las ahogaban, tal como lo hacían las Sirenas que encuentra Ulises en el poema épico griego La Odisea.

El agua en la mitología es tan contradictoria como frecuente: mujeres, dioses, espíritus, vida, muerte, aridez, son todos ellos temas que están presentes en los mitos del agua de diferentes culturas en el mundo.

Desarrollo conceptual 2
Ninfas del Rhin. Das Rheingold. Estreno de 1876. Richard Wagner.

El periodista e ilustrador aragonés Chema Gutiérrez Lera en su «Breve Inventario de Seres Mitológicos, Fantásticos y Misteriosos de Aragón«, hace una recopilación en forma de diccionario de seres de la cultura popular y de las leyendas del territorio pirenaico y prepirenaico, principalmente. El libro recoge, en orden alfabético, vocablos en len- gua castellana y aragonesa, respetando los nombres con los que los antiguos habitantes del Pirineo se referían a esos personajes fantásticos y misteriosos que poblaban el imaginario popular y que se han conservado a través de la tradición oral.

La «fada» aragonesa es un ser femenino de gran belleza, morena de cara, siempre relacionado con el bosque, el agua o las cuevas; es una mujer de gran poder. Lo que perduró en la memoria colectiva y legendaria como «fada» hace miles de años, es una reminiscencia de un culto anterior a seres divinos de las antiguas religiones de los pobladores pirenaicos.

Son representaciones de la Madre Naturaleza personificadas en mujeres bellas y poderosas, las «fadas» fueron diosas en un tiempo anterior.

Otro término que se utiliza mucho en Aragón y oculta al de «fada» es el de «mora»; no se refiere a la mora musulmana, sino a una «fada» que ha adoptado ese nombre porque todo para los montañeses se quedó siendo «tiempo de los moros» cuando no se sabía de que época era. Y, por influencia del cristianismo, desaparecieron muchos seres femeninos que los pobladores acabaron llamando «bruxas«, que no tienen que ver con la Inquisición, sino que es una «fada«, o una «encantaria«, una «laina» o una «lavandera«, diosas del agua, siempre cerca de un riachuelo, una fuente o un lago. Hay muchas variantes. Y también en Aragón hubo muchas «bruxas» porque en los pueblos aislados en la montaña no había medicina, y cuando unas mujeres aprendían remedios curativos naturales, se las consideraba dotadas de un poder especial. No eran tan malvadas como se ha hecho pensar, simplemente no encajaban en su entorno social.

Desarrollo conceptual 2
Sátiro y ninfas. William – Adolphe Bouguereau

Así es como en algunos lugares del la Ribagorza dan nombre a una clase de fadas, las LAVANDERAS, que tienden su colada en la noche de San Chuán. Su hábitat natural es el agua, por lo que viven en el fondo de los barrancos y en los ríos, pero en las badinas donde el agua está calma. Son extremadamente huidizas y gustan de retozar y bailar en la hierba dejándose impregnar del rocío del amanecer. Por las noches entonan tristes cantos que se confunden con el silbar del viento entre los roquedos de los barrancos. Si alguien consigue apoderarse de una de las prendas tendidas, se hace rico y afortunado.

Las Lavanderas aparecen por todo el norte de la península española y en países de la costa atlántica de Europa Central y Reino Unido. En algunos casos tienen características que las asocian a las brujas, en otros son propiamente hadas que danzan y tienden la ropa blanca entre los árboles y sobre la hierba de los prados, después de lavarla en los ríos. Hay una gran variedad de leyendas sobre ellas, lo que las dota de descripciones muy diversas.

Uso tradicional del agua – Fuerza motriz.

El agua es el elemento que nos viene a permitir recorrer el territorio del Espacio Transfronterizo Central y conocer sus particularidades porque, a pesar de la distancia y de la diferencia de cultura, vamos a descubrir que los seis territorios que lo forman son muy similares y que a lo largo de la historia su vida ha girado entorno al agua y a la manera de hacer un buen uso de ella. El Espacio Transfronterizo Central es un territorio de contrastes donde físicamente los Pirineos juegan un papel importante y determinante, la vertiente sur es seca y la vertiente norte es húmeda y verde.

Encontramos que la Comarca de Sobrarbe y Pays de Nestes comparten características físicas por ser los dos territorios que se encuentran en el corazón de los Pirineos donde nacen numerosos ríos y barrancos que discurren hacia las tierras del norte en la vertiente francesa y hacia las tierras del sur en la vertiente española. Donde se acumula en sus montañas la nieve del invierno, donde se sitúan los ibones y donde todavía quedan los últimos glaciares. Son territorios productores de agua.

Somontano de Barbastro y Pays de Coteaux y, sobre todo, Pays de Val d´Adour y la Comarcaa de Monegros son consumidores de agua, la agricultura cobra gran importancia y, para un buen desarrollo económico, necesitan de ella. Pero los seis territorios comparten una historia común de uso y aprovechamiento del agua, se ha empleado su fuerza para mover las piedras de los molinos, las sierras para cortar los troncos de madera o los brazos de los batanes que golpeaban los tejidos. Se han buscado y cuidado las fuentes donde brota el agua, protegiéndolas con construcciones y creando infraestructuras de aprovechamiento (fuentes, lavaderos, abrevaderos…). También comparten historias, mitos y leyendas de mágicos personajes que se apare- cían o vivían en los lagos o en los remansos de los ríos, como anteriormente se ha expuesto.

Y los seis territorios comparten un futuro con el agua como protagonista, un mundo lúdico y de salud, desarrollando balnearios y complejos turísticos o practicando actividades de aventura. Recorriendo esta Ruta transfronteriza iremos descubriendo paisajes creados y modela- dos con el agua como protagonista, nos va a acercar a la historia y el presente de un territorio marcado por contrastes debidos a la abundancia o la escasez del agua.

.

Desarrollo conceptual 2
Ondine. John William Waterhouse..

Nos va a permitir descubrir como el hombre ha luchado para mantener o conseguir este bien tan preciado y necesario y como ha construido infraestructuras para sacar provecho del agua. Pero esta Ruta nos va a permitir disfrutar de unos paisajes, de una historia y de unos territorios. Sumerjámonos en sus aguas y dejémonos llevar por la corriente de sus ríos.

Es desde esta concepción del agua como fuerza motriz, incluida su capacidad de generar vida y riqueza, en la que se basa el desarrollo de la propuesta de escultura para la II Convocatoria de Intervenciones Artísticas convocada por el Ayuntamiento de Barbastro, incluyéndola en el apartado de “Usos tradicionales del agua”.

El desarrollo formal de la escultura que presento al concurso, con su curvatura y la sensual sutileza del trazado lineal de la misma, vienen a ser la metáfora del movimiento ondulante del agua en su transcurrir libre por el cauce del rio y su encuentro con la cultura., sea esta popular o culta.

Datos técnicos de la escultura.

La escultura propuesta tendrá unas dimensiones de: 2120 x 1900 x 240 mm, y un peso aproximado de 900 Kg., será realizada en hierro forjado de 60 x 60 mm de espesor, y su ubicación, alternativa que propongo, es en el extremo sur de la Pasarela de San Francisco, al encontrarse en el extremo norte en la zona acotada como espacio de intervención, un elemento de mobiliario urbano, al parecer un brazo de batea y una piedra de molino, de gran potencia visual, que restarían visibilidad y presencia a dicha escultura, además de interferir, la escultura, en un elemento de la cultura popular relacionado directamente con el tema solicitado en la presente convocatoria.

Por ello, su título es ONDINE. Ninfa de los ríos procedente de la mitología germana-escandinava y extendida por toda europa a partir del siglo XVIII al convertirse en sujetos literarios en el romanticismo.

ONDINE. Hierro forjado. 2120 x 1900 x 240 mm

Es el movimiento hipnótico, de esta fuerza física de la naturaleza y sensorial en la psiquis, la que es capaz de modificar el medio, así como la percepción del mundo mediante los símbolos que su forma femenina, fluida e infinita genera.

DATOS TÉCNICOS.

La escultura se desarrolla, según dibujos, de forma lineal con un recorrido de aproximadamente 24000 mm de hierro macizo de sección de 60 x 60 mm. El material se curva mediante la técnica de la forja hasta conseguir la forma de la misma. Las piezas que la conforman irán soldadas en paralelo hasta conseguirel espesor de 240 mm.La escultura al final tendrá un peso aproximado de 900 Kg.